En esta última semana, he tenido la suerte de conocer dos grandes proyectos. Los he descubierto gracias a que sus creadoras me han consultado acerca de cómo proteger su trabajo y evitar ser copiado por otros, es decir, evitar el tan poco deseado y por desgracia muy frecuente plagio.

Es por este motivo, que he considerado que era una buena idea dedicar el post de hoy a exponeos cómo podéis proteger vuestro trabajo, en este caso en concreto, centrándonos en el supuesto de que queráis publicar un libro o algún tipo de manual o curso.

¿Cuándo he de proteger mi obra (libro, manual o curso)?

Como ya te he comentado en otros artículos, el derecho de autor nace en el mismo instante que se crea la obra. Dicho de otro modo, en el momento en el que tu escribes tu libro o curso, automáticamente te conviertes en el autor del mismo y en consecuencia, te pertenecen los derechos asociados a los autores sobre sus propias obras.

Dicho esto, podemos afirmar que tu obra está protegida desde el mismo instante en el que la creas, no es necesario para obtener dicha protección que la divulgues.

 

¿Eso me garantiza que mi obra no va a ser plagiada?

El hecho de que la ley te otorgue de forma automática a la creación de tu obra los derechos sobre la misma, no quiere decir que eso evite que terceros se aprovechen de tu trabajo.

Es por ello, que a la hora de redactar tu libro, manual o curso, tomes ciertas precauciones:

  • Intenta mostrar al mínimo de personas posibles tu obra antes del resultado final (borrador)
  • En el supuesto de que eso no te resulte posible, opta por (a) hacer firmar (por ejemplo con tu editor o diseñador gráfico) acuerdos de confidencialidad; (b) protege (mediante los mecanismos que te comento a continuación) tu obra a medida que a vas creando.

Insisto en que estas medidas de precaución, no van a impedir que otros se aprovechen de tu trabajo, pero en el caso de que lo hagan, gozas de mecanismos legales para exigirles responsabilidades.

¿Cómo protejo mi obra?

Como te he comentado, existen diferentes mecanismos que pueden resultarte útiles y desde ya, quiero adelantarte que no se trata para nada de mecanismos complejos o complicados de acceder.

El aspecto fundamental de estos mecanismos y de ahí su importancia, es que nos ofrecen un elemento muy importante a la hora de reclamar un plagio: una fecha concreta de cuánto tuvo lugar ese texto y el autor del mismo. Siendo un aspecto fundamental a la hora de defendernos.

Principalmente dispones de dos herramientas o mecanismos:

  • El Registro de la Propiedad Intelectual (RPI): a cambio del pago de unas tasas, conseguimos constancia de la fecha y autor de nuestra obra.
  • Safe Creative: es una plataforma online que nos ofrece la posibilidad de tener una cuenta (a) gratuita, en la que puedes introducir las primeras líneas de tu obra si bien es importante tener en cuanta que tiene un carácter público, por o que cualquiera podrá tener visibilidad de las mismas; (b) profesional, en la que puedes elegir que tus registros sean privados, que tiene un coste que ronda los 70 euros de forma anual.

 

A modo de conclusión me gustaría hacer hincapié en dos conceptos: (1) desde el momento en el que creas tu abra, eres el autor de la misma y tienes reconocidos una serie de derechos; (2) para evitar el plagio, es fundamental que tomes ciertas precauciones y de este modo lamentar a futuro el hecho de que alguien se apropie de tus ideas y especialmente del trabajo inmenso e ilusión que hay detrás de ellas.

Si te surgen dudas una vez has leído el post, recuerda que siempre puedes escribirme a contacto@thelegalhat.com, y estaré encantada de ayudarte.

Fotos: Kaboompic / theglassdesh