Tu cliente es sin duda la parte más imprescindible de tu negocio. Sin él todo tu esfuerzo quedaría en nada y es por ello, que debes esforzarte a tener una relación seria y profesional con él.

Ello te ayudará no únicamente a mostrar una imagen profesional (podrá ver que podemos conseguir lo que necesita) sino a evitar confusiones y malentendidos en un futuro (va a saber exactamente qué puede esperar de nosotros y a qué precio).

Con 3 sencillos pasos vas a poder crear en tu cliente ese sentimiento de profesionalidad y confianza:

  1. El presupuesto

Prepara un presupuesto claro y con lujo de detalles. Presta especial atención a:

  1. El encargo de tu cliente
  2. Plazos de entrega
  3. Alcance exacto del trabajo a realizar
  4. Precio a satisfacer
  5. Impuestos incluidos/excluidos
  6. Provisión de fondos

De este modo, en el momento en el que tu cliente reciba el presupuesto, tendrá información suficiente para decidir si quiere seguir adelante con el encargo o no.

En caso afirmativo, con una confirmación del mismo o una firma de dicho presupuesto será suficiente. Ahora bien, si el trabajo que te van a encargar es complejo como productos hechos a medida o servicios en los que intervengan otros profesionales (es decir, que tienes que subcontratar los servicios de otros profesionales) te aconsejo elaborar un documento más formar como la “Hoja de encargo”.

  1. Hoja de encargo

Como he comentado en el punto anterior, la hoja de encargo está pensada para casos más complejos (si bien eres libre de usarla siempre que lo consideres).

Se trata de una tipo de contrato muy sencillo que ambas partes deberéis firmar. Se trata de una carta de intenciones. Un documento en el que ambas partes os comprometéis a realizar un servicio y a pagar por ello.

Al igual que en el caso del presupuesto, es importante especificar: plazos de entrega, servicio a realizar, precio, forma de pago, etc.

  1. Contrato de presentación de servicios

De los otros documentos comentados (presupuesto y hoja de encargo) este sería el más completo. En él es donde detallarías exactamente el trabajo a realizar, las obligaciones de cada una de las partes y las causas de resolución anticipada.

Recomiendo especialmente este documento cuando estamos frente a una encargo complejo como por ejemplo cuando intervienen varios profesionales (creación de una página web en la que intervienen el programador, más el diseñador web más el diseñador gráfico), cuando perdura en el tiempo (servicio de asesoría o para la organización de un evento), cuando hay derechos de imagen por medio (reportaje fotográfico).

Como puedes ver, existen varios modelos de contrato que no únicamente te protegen legalmente frente a posibles incumplimientos sino que al mismo tiempo, ayudan a dar una imagen seria y formal de los servicios que ofrecemos frente a nuestros clientes.

No tengas miedo a preparar estos documentos y menos a pedir a tus clientes que lo firmen.

Protege el valor más preciado que tienes en tu negocio: Tu esfuerzo!

Si tienes dudas de como redactar estos documentos, desde nuestra asesoría podemos prepararte los documentos adaptados a tus necesidades para que no tengas que preocuparte por ellos!