Como consecuencia de la importancia que tienen las redes sociales para nuestro negocio, el uso de imágenes ha pasado a tener un papel fundamental. En la actualidad, el uso de estas imágenes en las redes resulta ser objeto de un tráfico muchas veces descontrolado y de no conocimiento por parte de los usuarios por lo que puede llevar a vulnerar los derechos de un tercero.

Hay veces en las que pensamos que por el simple hecho de montar o de acudir a un evento, tenemos libertad total para hacer uso de las imágenes que surjan del mismo y en consecuencia, de la imagen de las personas que asistan.

¿En qué consiste el derecho de imagen?

El Derecho de imagen se trata de un derecho fundamental reconocido por nuestra Constitución de ahí, que podamos entender la importancia que nuestro sistema jurídico le otorga a este derecho. Sus características esenciales radican en que puedes hacer un uso de tu propia imagen ya sea mediante la publicación o dejando que otros lo hagan y por otro lado, puedes prohibir que otros la usen sin tu consentimiento.

Aunque podamos pensar que un tercero no nos va a demandar por el uso de una fotografía en la que apareceré, a partir de ese momento, nos exponemos a que eso suceda en cuanto podríamos estar realizando una acción que constituye una infracción y como tal es demandable.

¿Cómo evito la demanda por derechos de imagen?

A efectos prácticos, las posibilidades de que nos demanden se producen mayormente cuando la imagen que utilizamos va destinada a una promoción, venta o realización de una actividad económica (una fotografía que nos sirva para vender por ejemplo un curso que hemos creado, se entendería como tal).

Es por ello, que en estos casos, es aconsejable (para evitar sustos en un futuro), la firma de un contrato de cesión de derechos de imagen.

Consiste en un documento en el que se especifican las condiciones en las cuales se ceden dichos derechos como por ejemplo el tiempo de esta cesión, el territorio y el uso de las mismas (es fundamental que estos tres puntos queden muy claros). A su vez, esta cesión puede ser gratuita o mediante una compensación económica si bien este punto dependerá de lo que negocien las partes.

Recomendación

Si vas a crear un evento, es recomendable que dicho consentimiento se refleje por escrito mediante un contrato de cesión de imagen a fin de poder acreditar que se ha producido dicha cesión.

Si tienes alguna duda sobre este tema, no dudes en escribirme a contacto@thelegalhat.com. Si quieres saber un poco más sobre este tema, te recomiendo este artículo en el que te cuento en que consisten los derechos de imagen.